La biopsia pulmonar consiste en la obtención de una pequeña porción de tejido del pulmón y su posterior estudio al microscopio.
Razones para la práctica de una biopsia pulmonar
 
La práctica de una biopsia pulmonar obedece a diferentes razones y su finalidad es fundamentalmente diagnóstica. Éstos son algunos ejemplos:
 
- Para estudiar una anomalía que se ha detectado en una exploración radiológica (radiografía o TAC).
- Para diagnosticar alguna enfermedad pulmonar, incluidas las infecciones.
- Para intentar aclarar la causa de una acumulación de líquido en los pulmones para la que no se tiene explicación.
- Para diagnosticar o descartar un cáncer bronquial o pulmonar.
- Para determinar el estadio (grado de propagación) de un tumor maligno.
 
Entre las técnicas abiertas está la biopsia toracoscópica: consiste en introducir un endoscopio a través de una abertura quirúrgica practicada en la pared torácica. También se conoce esta técnica como biopsia por cirugía torácica asistida por vídeo. El instrumental quirúrgico con que está dotado el endoscopio permite, además de obtener muestras de tejido, realizar intervenciones terapéuticas como la extirpación de nódulos. Esta técnica se ha de llevar a cabo con anestesia general.
 
La técnica abierta por antonomasia es la biopsia abierta: se realiza una incisión en el tórax y a través de ella se obtiene una muestra de tejido. Un estudio rápido de la muestra puede llevar a realizar una intervención quirúrgica más extensa con objeto de extirpar porciones anatómicas grandes, como un lóbulo pulmonar. Se realiza con el paciente hospitalizado y bajo anestesia general.

Nuestros centros

Dr. Víctor Gómez Ponce
Dr. Víctor Gómez Ponce